En el lejano año 1826, el reconocido médico, botánico y zoólogo Eduard Friedrich Poeppig pisó la tierra de Valparaíso con la misión de explorar la magnífica naturaleza de Sudamérica. Durante los siguientes seis años el alemán recorrió Chile, Perú y Brasil, descubriendo no solo más de 4 mil plantas, sino también la mentalidad de sus habitantes.

El Grano publica las mejores partes del ensayo Un testigo en la alborada de Chile, publicado en 1839 que nos da muchas pistas para reflexionar sobre lo que ha cambiado en el carácter chileno y lo que permanece desde hace siglos.

Valparaíso

 

En general

La historia política de un pueblo es la historia de su carácter, pues aquella se halla condicionada por este último.

Los habitantes de los países que parecen mucho menos favorecidos por la naturaleza, son casi siempre más felices que aquellos sobre quienes ha derramado su cuerno de la abundancia.

Carácter

El pueblo no se caracteriza por una inclinación a juguetear y a la superficialidad, por el contrario, se manifiesta en él, de modo destacado, la capacidad de pensar los problemas en forma tranquila y lógica.

[Un chileno] es siempre serio y prudente, e incluso los individuos de las clases bajas no manifiestan jamás aquella viveza que se desata incontenible en animadas declaraciones o extravagantes gestos. Todo su comportamiento se caracteriza por una tranquilidad muy segura, que difícilmente cederá por completo a una excitación, y por una gran prudencia ante los peligros.

No puede negarse que la mayoría de ellos aceptan una desgracia sin exteriorizar mucho el dolor, y que es necesario insultarlos gravemente para que pierdan su equilibrio, pero este comportamiento no proviene de ninguna manera de la flema innata, sino que solo se hace comprensible si se analiza la situación en que vivía antiguamente todo el pueblo.

Cooperación

Chile, con su suave clima, está situado en aquellas bellas latitudes en que el hombre tiene que hacer, sin duda, un esfuerzo para asegurar su existencia; pero en que de ninguna manera exige un trabajo demasiado duro para lograr un sustento parco y a veces incierto.

<…> permanecieron en Chile solo los más pobres y los más trabajadores del conjunto de emigrantes que se dirigieron en el siglo XVII de España a América.

La necesidad de provocar la cooperación a fin de facilitar el desempeño en la agricultura ha inducido allá a desarrollar los vínculos entre los vecinos en un grado poco conocido en el resto de América <…>

Futuro

<…> la nobleza de Lima miraba llena de altanería a los chilenos, a aquellos sencillos campesinos, y ni siquiera en la época más reciente ha desaparecido ese menosprecio, que amenaza incluso con transformarse en odio, pues fue ese chileno menospreciado quien libertó al impotente peruano del yugo español y que amenaza con dejarlo muy atrás en cuanto a civilización y progreso en general.

De ninguna manera la preparación científica en Chile alcanza el nivel de la parte boreal del mundo, pero existen suficientes razones para suponer que llegará un alto grado de desarrollo en el futuro, pues han sido eliminados los obstáculos que antes lo impedían.

<…> se levantará pronto sobre este sencillo edificio primitivo de un pueblo campesino el magnífico templo de la industria humana.

Chilenas

Entre las chilenas es rara la desenfrenada inclinación al lujo, que no vacila en lograr medios para satisfacerla y que se ve favorecida por la indiferencia de los hombres. 

Familia

La vida familiar es en la mayoría de los casos muy feliz; ambos sexos poseen muy poco de la frivolidad del americano tropical, y por esta razón los ejemplos de matrimonios felices no son de ninguna manera tan excepcionales como el Brasil o el Perú.

En Chile <…> los hijos tienen un gran respeto por sus padres, y la costumbre que se ha transformado de hecho en ley, según la cual el yerno tiene la obligación de prestar ayuda a sus padres políticos ancianos o empobrecidos, comprueba que los vínculos que establece la vida familiar no son considerados con indiferencia.

Estás leyendo El Grano, una revista digital sobre Chile actual, su gente y su imagen en el mundo hecha por un equipo internacional. Con eso queremos poner nuestro grano de arena en el desarrollo del país que queremos.

→  Comparte este artículo
→  Suscríbete a La Harina
→  Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram