Fuente: Alicia Jones, Unsplash

El 14 de marzo la institución pública The Sustainable Development Solutions Network (La Red de Soluciones de Desarrollo Sostenible) publicó The World Happiness Report 2018. Es un informe global que muestra cuán felices son los residentes de los 156 países del mundo. La particularidad de este ranking es una sección dedicada a la felicidad de los migrantes. Sus autores utilizan los datos de la respetada encuesta de Gallup World Poll de los años 2015-2017.

 

¿Qué tal la posición de Chile? ¿Somos felices?

Según los resultados del estudio, sí. Chile se encuentra en el puesto 25 en el mundo. Esta es la mejor posición en el continente, aunque no es la mejor de toda América Latina. Los chilenos se sienten menos felices que los costarricenses (el puesto 13) y los mexicanos (el 24).

 

¿Dónde viven las personas más felices del mundo?

Los más contentos de la vida viven en Finlandia, seguido por Noruega, Dinamarca, Islandia y Suiza. La parte superior de la calificación de felicidad de los migrantes muestra casi los mismos países que también son encabezados por Finlandia.

 

¿Cómo se sienten los migrantes que se han mudado a Chile?

Parece que muy bien, incluso mejor que los chilenos nativos. Los extranjeros que eligieron nuestro país para vivir ocupan el puesto 24 del ranking de los migrantes y, según la totalidad de los puntos, son ligeramente más felices que la población local.

 

¿Y qué tan felices son nuestros vecinos?

No están mal, Brasil (en el puesto 28), Argentina (el 29) y Uruguay (el 31). Mucho más abajo en la lista se encuentran Bolivia (el 63), Paraguay (el 64) y Perú (el 65). Esperadamente el país más infeliz del continente ahora es Venezuela que ocupa el puesto 102 de 165.

 

¿Y quiénes son los más infelices de todo el planeta?

Todos ellos se posicionan en el continente africano, son los habitantes de Burundi (el puesto 156), la República Centroafricana (el 155) y Sudán del Sur (el 154).

 

¿Por qué Latinoamérica sigue siendo feliz a pesar de todo?

América Latina no es un paraíso, opinan los autores del estudio, pero muchos países de la región ocupan las posiciones altas del ranking mundial. Se puede explicar principalmente por las fuertes relaciones familiares, esto comprueba la encuesta The International Social Survey Programme’s module on Family and Changing Gender Roles IV cuyos autores pedían a los encuestados que dieran un puntaje del 1 a 7 a su vida familiar. La estimación promedia para América Latina fue muy alta, por ejemplo, en Chile se estimó en 6 puntos, las familias son tan importantes que afectan directamente nuestra felicidad.

Fuente: Laercio Cavalcanti, Unsplash

 

¿Cuáles otras razones podrían ser las causantes de la felicidad de los chilenos?

Primero, tenemos el nivel de corrupción muy bajo. Transparencia Internacional reconoció que Chile, Uruguay y Costa Rica tienen este indicador más sano de toda América Latina. Segundo, tenemos un bajo índice de criminalidad, mientras que alrededor del 20% de los encuestados mexicanos y el 15% de los encuestados ecuatorianos, peruanos y venezolanos dijeron que eran víctimas de la delincuencia durante el año pasado. Tercero, el nivel de pobreza en Chile no está tan alto como en otros países de la región, mientras que más del 60% de los encuestados en Guatemala, Honduras y la República Dominicana confesaron que sus ingresos no eran suficientes para una vida digna. Una buena esperanza de vida casi de 82 años y un alto efecto positivo también fortalecen la felicidad de la nación.

 

¿Qué es el efecto positivo?

Esta cifra se mide como el promedio de las cinco métricas que se relacionan con el día anterior: una sonrisa o una risa, aprendizaje de algo nuevo, el trato respetuoso, sensación de placer, sentirse descansado. También existe un efecto negativo que se conecta con ansiedad, tristeza, enojo, estrés y depresión. Ambos efectos se midieron según una escala de 0 a 1. En Chile el efecto positivo es de 0,77 y el de negativo es de 0,31, o sea, el resultado es bastante equilibrado para una buena vida.

 

¿El nivel de felicidad va cambiando?

Obviamente. Hay que admitir que hace unos años estábamos más felices. Desde el año 2008, es decir desde la mitad del primer mandato de Michelle Bachelet, el nivel de felicidad creció rápidamente. Alcanzó su máximo en 2013, al final del primer mandato de Sebastián Piñera. El segundo mandato de Michelle Bachelet tuvo menos éxito, desde 2013 el nivel de felicidad comenzó a disminuir y cayó significativamente en 2015 y 2016.

 

¿Cómo investigaban el fenómeno de la felicidad colectiva?

Los autores usaban los datos de las encuestas anuales Gallup World Poll realizadas en 2015, 2016 y 2017. En el caso de Chile para la primera entrevistaron a las 1.049 personas, para la segunda a las 1.008 y para la tercera a las 1.040 personas. Por lo tanto, los investigadores analizaron las opiniones de los 3.097 chilenos.

 

Bueno, ¿y de dónde salió el ranking? ¿O sea, es bien confiable?

The Sustainable Development Solutions Network es una asociación pública creada con el apoyo de ONU. Con la base de los datos de las encuestas autorizadas han preparado 6 estudios internacionales sobre el nivel de felicidad. Se ve cuestionada su pequeña muestra porque parece extraño juzgar la felicidad del país entero entrevistando en tres años solo a 3 mil de sus 17,5 millones de habitantes. Sin embargo, los autores del estudio creen que esto es suficiente para formar la opinión pública.

Estás leyendo El Grano, una revista digital sobre Chile actual, su gente y su imagen en el mundo hecha por un equipo internacional. Con eso queremos poner nuestro grano de arena en el desarrollo del país que queremos.

→  Comparte este artículo
→  Suscríbete a La Harina
→  Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram